jueves, 19 de octubre de 2017

Cómo cambio el porno con la llegada de las TIC

Ya hablamos de cómo la llegada de las tecnologías TIC han cambiado todo nuestro mundo casi sin que nos hayamos dado cuenta en muy poco espacio de tiempo. No creo que haya un sólo ámbito de nuestra vida diaria que no haya notado la entrada de esta nueva forma de vivir en sociedad y con el mundo que nos rodea,  marcando una gran diferencia con tiempos pasados. Y los videos porno no iban a ser menos, puesto que todos sabemos que son parte de nuestra rutina, si no diaria, al menos sí de vida.

En realidad, el primer gran cambio que se produjo en el mundo del porno fue la llegada de internet, no tanto en el plano técnico, sino a nivel del usuario.  En cuanto la conexión a la red de redes fue algo común en cualquier casa, la cantidad de pornografía online creció de forma exponencial,  y además adquirió una característica que la hacía aún más atractiva si cabe: gratuidad. Desde entonces,  ver jovencitas follando, en vivo o en ficción, que poco importaba eso, se convirtió no sólo en un nuevo hobby, sino además al alcance de cualquier y en cualquier momento y lugar (esto llegó un poco más tarde, pero acabó siendo también una tónica habitual).

Luego, hubo una categoría en todo este asunto que subió de fama como la espuma, aunque hasta entonces a casi nadie le interesaba mucho:  el porno casero. Hasta entonces, a nadie se le habia ocurrido grabarse haciendo guarradas en casa y después compartir ese vídeo con amigos y familiares; pero por lo visto, usar internet y hacerlo con un montón de desconocidos no era tan vergonzoso, y además a sus protagonistas les daba morbo y los excitaba mucho más saber cuántos extraños verían su actuación. Y no sólo fueron vídeos, en general la pornografía casera tuvo un gran ascenso en cuestión de consumo, imagino que por la novedad que representaba.


Y bueno, hoy en día, no creo que haya que contarle a nadie cómo se visiona un vídeo porno en internet, ni ninguna de las bondades de su existencia. De hecho, es más que probable que en algún momento incluso os hayáis sentido cansados y hastiados del tema, encontrando anuncios xxx por doquier, cuando no lo habíais pedido. Pero así son las cosas, a veces lo mucho cansa bastante, pero hasta encontrar el equilibrio adecuado, es mejor decir: más vale que sobre, que no que falte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario